CÓMO FOMENTAR LA INCLUSIÓN EN CLASE

Fomentar la inclusión en clase de niños con necesidades especiales evitará la discriminación y el acoso escolar

 

Febrero ha sido el mes de las enfermedades raras.  Por ello hay que hablar de ellas y de los mecanismos de inclusión de los distintos niños en los colegios, en función de sus necesidades.  Cada vez más colegios adoptan un sistema de educación inclusiva.  En este modelo se da cabida, dentro del mismo aula, a niños que cuentan con algunas necesidades especiales.  Generalmente estas entran dentro de la tipología de algún trastorno del aprendizaje o del desarrollo.  Ejemplo de ellas son el TDA-H (trastorno de déficit de atención con o sin hiperactividad) o el TEA (Trastorno del Espectro Autista).  Estos niños son más proclives a padecer acoso escolar, y por tanto necesita mayor atención por parte del profesorado.

 

Existe una relación entre discapacidad y bullying que se debe tratar de evitar en el aula

Cada caso de TEA es único y requiere una atención individualizada

 

Aceptando la diversidad en el aula

Cada persona es diferente, y esta máxima se aplica todavía más en los niños con autismo.  Como su nombre clínico indica, se trata de un “espectro” o continuo que variará mucho en intensidad y manifestación.  Lo que sí tendrán en común estos niños será algún tipo de alteración en su desarrollo:  A nivel del lenguaje, de las habilidades sociales y comunicativas, así como de la flexibilidad de su conducta.

La necesidad de apoyo vendrá determinada por cada niño, pero cuando se les integra con compañeros “normales” es porque no tienen una disfunción o deterioro cognitivo grave

 

Atendiendo a las señales

La detección temprana será importante y necesaria para fomentar la inclusión en clase y protegerlos de la discriminación o acoso escolar por parte de sus compañeros.  Recordemos que los niños son especialistas en señalar la diferencia, sobre todo cuando esta es para mal. Cualquier compañero que se aleje de la “norma”, ya sea estética, racial o comportamental, puede ser estigmatizado por el resto. Y esto se puede traducir en un principio de acoso escolar o bullying que deberán atajar los profesores.

 

Estos son algunos de los signos que nos ayudarán a la detección temprana de TEA en el colegio:

 

-Ausencia de contacto visual

-Falta de atención o interés por los demás niños

-No responder ante su nombre

-No participar en juegos

-No entender el lenguaje no verbal

-Tendencia a repetir movimientos y excesivo apego a las rutinas

-Reactividad excesiva a los ruidos y otros estímulos sensoriales

 

En esencia, los afectados por TEA resultan “raros” de cara a otros niños, y esa es la primera razón por las que pueden generar un rechazo social en la clase.

Un ambiente ordenado y sin sobrecargas sensoriales ayudará a los niños con autismo

 

Apoyos necesarios para los alumnos con TEA

La tarea de inclusión pasará, en primer lugar, por la propia flexibilidad del maestro .  Idealmente, este tratará de actuar como un facilitador del aprendizaje.  Lo conseguirá generando un entorno estructurado, predecible y seguro para el niño.  En este sentido, el niño con dificultades necesitará saber qué es lo que se espera de él y contar con un adulto capaz de hacerse con el control de la situación.   Contribuirá a ello la organización y el evitar a toda costa situaciones caóticas, sorpresivas o sin estructura.

La aplicación de un test sociométrico o sociograma escolar servirá para reconocer las figuras de líderes positivos y alumnos ayudantes que contribuirán a fomentar la inclusión en clase.

 

Los mejores aliados para la inclusión son los demás niños

Y nada mejor para fomentar la inclusión en clase que el involucrar a los demás niños, o incluso conseguir “alumnos ayudantes”.  Conseguir su participación les hará sentir especiales y motivados para integrar a estos compañeros con necesidades especiales.

 

Si eres profesor o educador, sigue estos consejos respecto a sus compañeros:

-Explícales cuáles son las dificultades básicas de este niño

-Elige uno o dos compañeros ayudantes que le guíen y ayuden

-Procura que trabajen en grupos pequeños en los que también participen estos compañeros guía

 

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.

 

 

 

.