¿CONOCES LAS BIBLIOTECAS HUMANAS?

Las enseñanzas de los libros se canalizan a través de personas reales en las bibliotecas humanas

Para casi todos, las bibliotecas son esos aquellos lugares silenciosos a los que uno va a leer o a estudiar. Su tranquilidad suele evocar cierto respeto y reverencia sobre lo que se va a hacer allí:  al fin y al cabo, aprender de los libros.  De una u otra manera, y por uno u otro fin.  Pero, ¿y si esas letras, esas palabras e ideas condensadas en un libro, se transformaran  en una persona real, como pudiera ser la persona que las escribe o incluso la protagonista de la trama?  De eso precisamente tratan las bibliotecas humanas.  Allí se cambia lectura por el diálogo para luchar contra prejuicios y estereotipos.

Su origen se encuentra en The Human Library Organization, una organización sin ánimo de lucro que acoge conversaciones entre personas para desafiar al estigma de los estereotipos.

Nacidas en el año 2000 en Dinamarca, las bibliotecas humanas se encuentran presentes cada vez en más países

¿Qué son exactamente las bibliotecas humanas?

Las bibliotecas humanas son, literalmente, bibliotecas de personas. Así lo explican ellos mismos:  “Organizamos eventos en los que los lectores pueden tomar prestados seres humanos que sirven como libros abiertos y tener conversaciones a las que normalmente no tendrían acceso”.  Esto permite un espacio para un diálogo sincero que busca luchar contra los distintos estigmas que pueden afectar a las personas.  “Cada libro humano de nuestra estantería representa un grupo en nuestra sociedad que a menudo está sujeto a prejuicios, estigmatización o discriminación debido a su estilo de vida, diagnóstico, creencias, discapacidad, estatus social, y origen étnico”, afirman.

Un espacio seguro para el diálogo

Las bibliotecas humanas permiten un aprendizaje y un diálogo entre personas:  una que sabe y quiere explicar, y otra que quiere aprender.  ¿Y lo mejor?  Los temas que se abordan siempre están relacionados con la amenaza de exclusión social y cómo tratar de evitarlo. 

Al igual que las convencionales, las bibliotecas humanas están muy vinculadas al estudio y al aprendizaje. Sin embargo, difieren en la fórmula de administración. Son cosas que no aprenderemos vía libro, sino vía diálogo, con una persona real, aquejada por algún tipo de discriminación o incomprensión social.

Problemáticas reales de gente real

Los temas que se dialogan con los “libros humanos” son siempre tan espinosos como desconocidos para los que no lo padecen.  Algunas veces son afecciones como el TDAH, el autismo, el trastorno bipolar o enfermedades como el SIDA.  Otras, representarán a personas que ha hecho elecciones vitales difíciles respecto al cambio de género o religión.  E incluso víctimas de algún tipo de discriminación, como pueda ser el abuso sexual, el bullying o el racismo.  Lo que tienen en común todos los temas es que están sujetos a la incomprensión, al estereotipo y, a menudo, al rechazo social. 

Las bibliotecas humanas en España

En España, las bibliotecas humanas se gestionan actualmente con la colaboración de BestBuddies, un ONG que promueve la inclusión social de personas con discapacidad intelectual.  Como parte del Programa Embajadores, el proyecto de BestBuddies permite a personas con diversidad funcional ser portavoces de si mismas y explicar su historia personal.

Luchando contra los prejuicios a través del conocimiento de la realidad de las personas estereotipadas conseguiremos minimizar el riesgo de exclusión social de diferentes colectivos y problemas de discriminación y estigma tan graves como el acoso escolar.

(Foto principal: Bestbuddies; resto Human Library y Pixabay)

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.

.