¿POR QUÉ A LOS NIÑOS LES OBSESIONA LA POPULARIDAD EN EL COLEGIO?

Casi todos los adolescentes sueñan con alcanzar la popularidad o la aprobación de los niños más populares

La popularidad no es patrimonio exclusivo de las películas de instituto americanas, sino que preocupa a casi todos los niños y adolescentes. A partir de los 9 ó 10 años, y recién alcanzada la pre-pubertad, niños y niñas comenzarán a experimentar con el poder social que se puede alcanzar a través de la popularidad.  ¿Debemos corregirlo?  ¿Es una reacción normal?  ¿Por qué la popularidad es tan importante para ellos?

En edades adolescentes, ser popular en el colegio equivale poco más o menos que a ser una celebridad

El deseo de popularidad no tiene por qué ser el enemigo siempre que no se caiga en la superficialidad

¿Qué hay detrás de la popularidad?

El diccionario de la real academia se refiere a la popularidad como el hecho de recibir la aceptación y el aplauso de los demás.  Pero desde la sociología se concibe como un fenómeno mucho más complejo. Desde esta ciencia social, definen la popularidad en términos de agrado, atracción, dominio y superioridad.  Y, aunque puede referirse también a conceptos o a ideas, cuando nos referimos a la popularidad de una persona o popularidad interpersonal, la influencia ejercida sobre los demás tiene un papel importante.

Desear agradar a los demás y ser aceptado es una cualidad no sólo lícita y aceptable, sino muy deseable.  Tengamos en cuenta que las personas somos seres familiares, y como tales, buscamos desde nuestro nacimiento la pertenencia a una comunidad o a determinados grupos sociales. Estos comienzan en la familia, pero no se agotan ahí. En este sentido, el colegio y los iguales se convierten pronto en uno de los grupos sociales más relevantes en la vida del niño.

Detrás de este deseo de popularidad se encuentra, pues, un instinto de adaptación y supervivencia a través de la interacción e integración en el grupo.  En este sentido, el deseo de la pertenencia al grupo y su aceptación se entiende como una función biológica con una funcionalidad adaptativa.   Sin embargo, con la popularidad hay que matizar, porque va un paso más allá de la aceptación.  La popularidad interpersonal se centra más en la percepción colectiva del individuo dentro del grupo, para bien o para mal.

No siempre ser popular equivale a agradar; a veces los niños más populares infunden temor a los demás niños

Tipos de popularidad

A lo largo de los años el concepto y definición de popularidad ha ido variando.  Ejemplo de ello es que antes se relacionaba con agradar a los demás.  Sin embargo, hoy se sabe que, en el contexto del colegio, no siempre los niños más populares son los más queridos.


Cuando los alumnos tienen que elegir entre los que les agradan y los que perciben como populares puede surgir una discrepancia

La popularidad en la escuela puede tener dos caras, y de hecho debemos hablar de dos tipos:

Popularidad sociométrica

Esta se define por la afinidad o el agrado que se presenta hacia una determinada figura del grupo. Los niños más populares a nivel sociométrico son empáticos y conocidos por sus habilidades sociales y disponibilidad para cooperar. Son los niños que gustan a los demás y que caen simpáticos porque dan seguridad y confianza.

En una clase puede ser difícil determinar quiénes son los niños más populares salvo que se garantice la confidencialidad en las respuestas.  Esto se puede conseguir con un test sociométrico o sociograma de aplicación grupal

Los profesores y educadores deben enfatizar en el valor de adquirir la notoriedad de los demás por mantener cualidades y comportamientos positivos, no por mostrarse dominantes o conflictivos

Popularidad percibida

Al contrario de lo que sucede en la popularidad a nivel sociométrico, la popularidad percibida se aleja de los comportamientos prosociales de ayuda y cooperación. En este caso, en cambio, hablamos de una popularidad más relacionada con la agresión y con el dominio.

Los abusones o niños bully son un ejemplo de niños populares, al ser muy notables. Sin embargo, no tienen el afecto de sus compañeros al someter a otros niños al acoso escolar o bullying.


¿Te ha gustado este artículo? Si es así, por favor, ayúdanos a compartir

.

Categories: Sin categoría