¿POR QUÉ LOS PROFESORES Y LOS PADRES TIENEN DISTINTOS PUNTOS DE VISTA SOBRE EL BULLYING?

Profundizar en los distintos puntos de vista sobre el bullying de padres y educadores ayudará a identificarlo e intervenir

A pesar de las buenas intenciones de ambas partes, es habitual que los progenitores y el personal educativo presenten diferentes opiniones sobre acontecimientos que han tenido lugar en el colegio en relación con el acoso escolar o bullying.   Típicamente, la divergencia se deberá a la percepción de cada uno de ellos sobre los hechos.  Y esta, a su vez, estará condicionada por lo que cada uno pueda observar por su cuenta y de forma directa.  Entrar en una lucha sobre quién de los dos tiene razón suele resultar estéril para resolver un posible caso de bullying. Además, puede ser motivo de conflicto entre la escuela y los padres.  ¿Cómo abordar las diferencias de forma constructiva?

Entablar una discusión sobre si el comportamiento es o no constitutivo de acoso escolar no sólo no ayuda, sino que dificulta la cooperación para resolver el problema.

Reconocer que el acoso es un problema grave no significa que sea necesariamente fácil de identificar o abordar



Dificultades para identificar el acoso escolar

Todos estamos de acuerdo en que el bullying es un problema mayor. Si bien tiene lugar en los colegios, el problema se revierte directamente en casa, una vez el niño comienza a ser acosado y tanto su integridad física como psicológica se ven comprometidas.  Es por ello que los padres se preocupan tanto ante cualquier indicio o pista facilitada por el niño. 

Sin embargo, reconocer la gravedad del problema no lo hace más fácil de detectar.   Y si no, que se lo digan a cualquier director de colegio. Estos cada vez están más acostumbrados a mediar entre las distintas partes:  desde la admistración e Inspección Educativa hasta los padres y sus AMPAS, además del stuff educativo y, por supuesto, de los propios niños.  Cada una de estas partes puede ser portavoz de versiones diferentes sobre un mismo hecho relacionado con el bullying.

El origen de la falta de acuerdo en los distintos puntos de vista sobre el bullying

Son muchas las razones por las que los padres y el personal educativo pueden tener diferentes perspectivas. La primera es que la mayoría de las veces el acoso sucede cuando ni los maestros ni los padres están presentes, por lo que la información que circula nunca va a ser de primera mano.  A esto, además, habrá que sumar el silencio de los testigos pasivos del acoso escolar.  La consecuencia será una información sesgada sobre lo que realmente ha podido suceder o está teniendo lugar sistemáticamente.

Los padres pueden desconocer lo que ha hecho su propio hijo en relación con el conflicto y el rol que ha podido desempeñar en el mantenimiento del acoso escolar, pero la investigación sugiere que es la percepción de los padres sobre el acoso lo que predice el riesgo de consecuencias graves.

Los maestros, por su parte, también pueden haber pasado por alto también algún tipo de bullying encubierto que haya desencadenado en una reacción agresiva posterior.  Por ejemplo, han visto un puñetazo de un niño a otro, pero no saben que se estaba defendiendo de burlas e insultos.

El personal de la escuela se entera apenas de la mitad de los incidentes de bullying ya que los acosadores se preocupan de hacerlo a escondidas de los adultos


Al igual que los padres, los profesores NO cuentan con toda la información

Por qué es importante atender a las denuncias y sospechas de los padres

-Casi todos los episodios de acoso tienen lugar en zonas poco vigiladas por el personal adulto (pasillos, comedor, autobús…)

-Los niños son más proclives a contárselo a sus padres que a sus profesores

-Los desencadentantes de algunos enfrentamientos directos a menudo son encubiertos, como el bullying por omisión o las burlas sistemáticas.

Los niños que están en el foco del acoso se pueden destapar con la aplicación grupal de un test sociométrico, en la que responden de forma anónima

A veces es difícil para los padres convencer a la escuela de que hay un tema por el que preocuparse. Esto puede suceder cuando los comportamientos preocupantes son relativamente menores o sutiles, como ocurre con el acoso social o verbal. Las escuelas no son necesariamente buenas para documentar o identificar un patrón de comportamientos encubiertos que pueden constituir intimidación.

Problemas comunes de los padres cuando denuncian el acoso escolar

-Sienten que no se escucha o atiende a su preocupación

-Perciben falta de control en el asunto, porque no saben en qué momento el colegio está haciendo algo para resolver el problema, si es que está haciendo algo

-Reportan que sus hijos ya lo han denunciado a algún profesor pero no han obtenido respuesta ni solución a su problema

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir

.


Categories: Sin categoría