ACOSO ENTRE HERMANOS: CUANDO EL ENEMIGO ESTÁ DENTRO DE CASA

El hogar puede ser un núcleo de bullying cuando se da el acoso entre hermanos


El bullying tiene lugar entre niños de edades similares y que comparten actividades similares.  Es por ello que, clásicamente, donde más se produce es en el entorno escolar.  Sin embargo, no es el único sitio.  Existe otro lugar donde rara vez se nos ocurre mirar, y es nuestra propia casa:  el bullying entre hermanos es más frecuente de lo que pensamos.

Las peleas entre hermanos, un clásico que debemos vigilar

Suceden continuamente, y tal vez por eso no les damos la atención que merecen.  Las peleas entre hermanos de edades similares son una constante diaria dentro de muchas familias.  Además de gritos, peleas e insultos, las riñas entre hermanos muchas veces van acompañadas de golpes y patadas.  Es verdad que suelen durar poco, y al rato los hermanos están otra vez jugando, pero las consecuencias de sus continuos rifirrafes, a parte de generar muy mal ambiente familiar, pueden resultar en algún accidente.  Por otro lado, sostenidas en el tiempo, tienen el potencial de crear dinámicas de hostigamiento que generen en uno de los hermanos (generalmente en el pequeño), un sentimiento de inferioridad o dinámicas de dominación entre ellos. Esto último es fácil de detectar en el colegio a través de la observación y la aplicación de un test sociométrico. Sin embargo, en casa puede ser más difícil de detectar, entre otras cosas por la propia negación (a veces inconsciente) de los padres.

Los padres y educadores no podemos hacernos los sordos o cerrar los ojos ante las peleas constantes de los hermanos

Una de las razones para separar a los gemelos en el colegio es permitir que se desarrollen individualmente. También evitar problemas emocionales derivados de, por ejemplo, la aparición del monstruo de los celos o la mayor dominación de uno sobre otro.

Cuándo la pelea entre hermanos es bullying

Las riñas entre hermanos son habituales y constituyen uno de los mejores escenarios para que los niños aprendan a defender sus intereses y a mostrar asertividad.  Además, les proporciona la oportunidad de aprender a negociar y a ceder en un entorno de seguridad.  Sin embargo, existen ciertos tipos de peleas que, repetidas en el tiempo, pueden ser consideradas similares al acoso escolar y tener consecuencias muy negativas. 



El hermano víctima se sentirá inseguro en su propia casa, que debería ser el entorno en el que debería sentir mayor abrigo y seguridad

Las riñas entre hermanos consideradas como bullying incluirán maltrato verbal o físico repetido y sostenido en el tiempo

Así son las peleas entre hermanos cargadas de hostigamiento y violencia similares al acoso escolar:

-Uno de los hermanos es siempre la víctima, y el otro (u otros) son siempre los agresores.

-Existe un abuso repetido y deliberado en el tiempo.

-Con frecuencia otros amigos o familiares, como puedan ser primos, se incorporan al hostigamiento hacia el mismo hermano.

-Las agresiones pueden ser físicas o verbales, o incluir pruebas o la exigencia de comportamientos humillantes para el niño para dejarle jugar o con el fin de reírse de él.

-El niño acosado con frecuencia es dejado de lado, sin permitirle participar en los juegos.

Un niño acosado por sus hermanos sentirá mucha confusión acerca de cómo debe ser una relación afectiva normal.

El bullying entre hermanos tiene graves consecuencias

Las consecuencias son mucho más serias de lo que pueda parecer, ya que inculcan un aprendizaje que genera al niño maltratado mucha confusión.  Allá donde debería esperar una relación de cariño y seguridad, encuentra maltrato y violencia, generándose en la víctima sentimientos de impotencia y una tremenda inseguridad. 

Por otra parte, y como resultado de esta dinámica de comportamiento entre hermanos, los niños tomarán como modelo de relación de afectiva normal un tipo de relación basada en la violencia, y del todo alejada de una dinámica saludable basada en el respeto por uno mismo y por el otro.

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.

.

Categories: Sin categoría