BULLYING EN LOS CAMPAMENTOS DE VERANO: CÓMO DETECTARLO Y PONERLE FRENO

Los niños deben disfrutar de sus vacaciones: protégelos así del bullying en los campamentos de verano

Aunque el estío es sinónimo de diversión, podría verse enturbiado con un episodio de acoso escolar en un campamento o albergue de tiempo libre, tan habitual en los meses de verano.  Al igual que sucede en el colegio, allí se produce el perfecto caldo de cultivo para el hostigamiento entre iguales.  Es por ello que el staff debe estar muy preparado para evitar el bullying en los campamentos de verano.  Además, debe saber intervenir en caso de que este se produzca.

El acoso escolar se manifiesta en el entorno del colegio, pero también en cualquier actividad en la que se agrupan niños durante el tiempo suficiente

Los campamentos de verano:  fuente potencial de acoso escolar

Tras varios meses de confinamiento y restricciones sociales en los que los que los niños han estado sin ver a sus amigos, la opción de los campamentos de verano resulta este año especialmente atractiva para las familias.  El surtido ofertado en los campamentos de verano es tan atractivo como amplio, y tanto padres como niños anticipan las mieles de lo que se traducirá tanto en aprendizaje como en deporte y diversión para los pequeños.

Los beneficios de los campamentos de verano son múltiples para el niño que participa en ellos, pero podrían desaparecer si el niño se sintiera acosado activamente o padeciera bullying por omisión

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, y al igual que sucede en los colegios, los campamentos también pueden mostrar el lado infantil más cruel.  Cuando se produce el bullying en los campamentos de verano, estos producen en el niño precisamente el efecto contrario de lo que buscan, y, en un par de semanas, generarle inseguridades que persistan en el tiempo.

Un episodio de acoso escolar padecido en un campamento de verano puede socavar la seguridad del niño, el sentido de pertenencia al grupo y minar su autoconcepto

Lo que se puede hacer desde la dirección del campamento

Desde la American Camp Association consideran fundamental la concienciación del staff y la organización para evitar el bullying en los campamentos de verano. 

Antes de iniciarse un campamento, los cuidadores, monitores y tutores deben participar en actividades o talleres formativos en los que aprendan a identificar los tipos de acoso escolar que se pueden encontrar durante las semanas del campamento.

En concreto, son siete los factores que señalan como clave y que los campamentos deben abordar:

– La intimidación duele. Tiene efectos devastadores a corto y largo plazo en los niños física y emocionalmente.

-La intimidación aumenta rápidamente, a menos que el personal del campamento y los campistas intervengan para detenerlo.

-Tómate la intimidación en serio. Si los adultos no lo hacen, tampoco lo harán los niños.

-No asuma que los campistas resolverán las cosas por sí mismos. No les preguntes ni esperes que lo hagan. La intimidación no es un argumento o conflicto; Es abuso de un desequilibrio de poder que generalmente requiere la intervención de un adulto.

-Los espectadores pueden desempeñar papeles muy poderosos en una situación de acoso escolar. Durante la orientación del consejero, las discusiones de los campistas y las actividades, es importante enfatizar el papel del espectador. Los campistas que son testigos de la intimidación y no hacen nada pueden contribuir al problema, o pueden empeorarlo al unirse; los campistas pueden prevenir o detener el acoso interviniendo u obteniendo ayuda.

-El personal del campamento debe estar preparado para reconocer el acoso escolar, intervenir para detenerlo o buscar ayuda cuando no puede.

-Es fundamental que los campamentos establezcan expectativas, reglas y políticas claras sobre el comportamiento respetuoso y la intimidación.

Tipos de bullying más frecuente en los campamentos

El hostigamiento que se produce en los campamentos de verano es similar al que podemos encontrar en los colegios.  La diferencia podría estar en que en los campamentos, dada su temporalidad, el acoso está más concentrado en el tiempo. Esto hace que se pueda agudizar e incluso tener consecuencias aún más graves para el niño.

La falta de supervisión durante el «tiempo libre» en las cabañas, en los patios de recreo o durante el tiempo de la ducha puede conducir al acoso.

Una de las fórmulas más habituales es la exclusión social. Estos niños suelen ser objeto de burlas y rumores.  Suele suceder que otros niños forman grupos o pandillas, excluyéndolo deliberadamente, y resultando especialmente cruel para la víctima de acoso escolar.

A través de la aplicación de un test sociométrico hes posible detectar las afinidades y “enemistades” surgidas espontáneamente entre los niños.  Y de este modo evitar el bullying en los campamentos de verano.

¿Te ha gustado este artículo? Si es así, por favor, ayúdanos a compartir

.