¿CÓMO MANEJAR LOS INCIDENTES DE BULLYING EN EL COLEGIO?

Los incidentes de bullying en el colegio deben asumirse desde una gestión positiva del aula y del comportamiento

La educación actual dista mucho del modelo pedagógico antiguo y tradicional de las clases magistrales. Pero no sólo por el formato, sino también por la relación entre el profesor y sus alumnos, por contraste a como era antes.  La confianza entre el niño y el maestro se ha convertido en una de las claves más importantes del éxito en la enseñanza. Esta se descentraliza, para ir mucho más allá de la transmisión de conocimientos, abarcando también enseñanzas vitales en relación a las habilidades sociales, las actitudes y el comportamiento de los estudiantes.


En el modelo educativo tradicional de “la vieja escuela”, los roles de profesor y alumno estaban marcados por la desigualdad y la intimidación. 

El profesor de hoy ha de dar la confianza a sus alumnos para que le puedan expresar sus temores y preocupaciones.  No sólo académicas, sino también sociales.

El tutor como mediador del clima social del aula

El ambiente grupal del aula puede condicionar el buen fluir de la clase.  En este sentido,  las malas relaciones y el acoso escolar suponen freno al aprendizaje y afectarán al rendimiento tanto individual como grupal. Es por ello que, en nuestros días, está universalmente aceptada la idea de encontrar enfoques pedagógicos y curriculares que favorezcan las interacciones positivas entre los estudiantes, la inclusión y la aceptación.

El comportamiento y dinámica grupal del aula, así como las relaciones entre los niños pueden marcar el ritmo de la clase. Por ello es importante detectar los episodios de acoso escolar o ciberacoso.

Sólo a partir de enfoques educativos más abiertos que contemplen una gestión positiva del aula y del comportamiento será posible ir erradicando, poco a poco, el acoso escolar de las escuelas.

Las políticas escolares más adecuadas para combatir el bullying

De nada servirá un profesor empático y capaz de conseguir una comunicación sincera con sus alumnos si luego el centro escolar lo ata de pies y manos a la hora de resolver los problemas que surjan entre sus estudiantes.  Por ello, los centros escolares deben tener establecido un protocolo bien definido contra el acoso escolar y que sea del conocimiento de todos. Esto incluye muy especialmente al profesorado y personal del colegio, pero también a alumnos y padres.

En la actualidad, los modelos educativos más efectivos para evitar el acoso escolar optan por herramientas pedagógicas que generan la disciplina y el respeto entre los alumnos, pero huyendo de una gestión hostil o punitiva. Esto no significa, por supuesto, que en alguna ocasión haya que tomar medidas coherentes con las situaciones de gravedad. Todo siempre de acuerdo a las políticas del colegio, y en concordancia con la ley.

Los profesores deben tener la formación necesaria para resolver los incidentes de bullying en el colegio a partir de las políticas del centro, que idealmente no ha de ser ni hostil ni punitiva

Actuaciones de ayuda contra el bullying

Los incidentes de bullying en el colegio irán volviéndose cada vez más infrecuentes en la medida en que los profesores:

-Den la oportunidad de un diálogo seguro en el que se puedan denunciar episodios de acoso escolar

-Hagan seguimiento de estos incidentes y de las figuras implicadas:  acosado, acosador y secuaces.

-Inviten a involucrarse a los testigos, convirtiendo el acoso escolar en un problema que afecta a todo el grupo y no sólo a la víctima

-Garanticen el apoyo real físico y moral de los estudiantes, que en todo momento deben saber a qué profesor o figura designada recurrir.

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.

.