EL PAPEL DEL EDUCADOR A DISTANCIA

El coronavirus pone a prueba el papel del educador a distancia

 

Los efectos del coronavirus y de la enfermedad Covid-19 en las familias no se supeditan a la restricción de libertad de movimiento estipulada por el confinamiento del estado de alarma.  Tampoco al posible derrumbe de la economía que está por llegar. Nos tocan a todos y en las distintas áreas de nuestra vida. También a los niños.  A estos se les traduce en el hecho de no ir al colegio, afectándose por tanto a todo su aprendizaje.  Cómo afecta el coronavirus a la educación todavía está por ver en términos reales.  Mientras tanto, la figura del maestro se mantiene activa a través de ese educador a distancia, que sigue ahí y que también merece nuestro aplauso.

 

Los niños dejan de aprender algunas cosas, pero aprenden otras quedándose en casa, además de desarrollar su imaginación y disfrutar de sus progenitores   

 

Profesores “prestados”

 

El profesor se adapta a sus herramientas, y cuando es necesario, recurre a otros recursos, como a profesores o expertos que operan online ofreciendo tutoriales a los niños en materias específicas. En este sentido, ahora más que nunca, forma parte de su trabajo el encontrar aliados y fuentes documentales que motiven a los niños a seguir aprendiendo.

 

Si bien las clases normales pueden llevarse a cabo con relativa facilidad de forma remota, no todos los centros escolares han optado por una modalidad de aula virtual propiamente dicha.  Aunque existen muchos recursos audiovisuales para la educación, algunos maestros simplemente mandan deberes y hacen seguimiento de estos, sin reunir a los niños en grupo a través de alguna plataforma específica.

 

Cuando las opciones son limitadas, al estar impuestas por el centro escolar y no por decisión de los maestros, se puede restringir un poco la enseñanza en el sentido de su variedad y riqueza de contenidos.  Es por ello que el educador a distancia debe conocer sus limitaciones, y externalizar aquellas parcelas de aprendizaje en terceras personas.  Afortunadamente, internet está lleno de cursos, profesores y expertos online, que ofrecen su experiencia de forma gratuita y abierta, y de la que se pueden beneficiar los tutores.

 

 

Mantener vivo su el interés de los niños por el aprendizaje , la creatividad y la actividad física es fundamental

 

(Foto trecebits.com)

 

 

 

 

El deporte es la materia más complicada durante el confinamiento

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Actualmente casi todos los profesores y entrenadores, en el caso de que los niños participen de algún equipo deportivo, envían a los niños tutoriales y programas de entrenamiento desde casa

El confinamiento también priva a los niños, lógicamente, de esa actividad física mucho más intensa propia del ejercicio aeróbico al aire libre que suelen realizar cada día a modo de juego.  Esto último puede abundar en nerviosismo y ansiedad manifestados en casa, molestando a los demás y generando tensiones familiares innecesarias que se suman a las propias del confinamiento.

 

Si bien es difícil mantener la actividad física durante estos días, no es imposible.  Los profesores pueden recomendar ciertos canales de Youtube con prácticas deportivas que no precisan de mucho espacio físico, como el yoga.

 

Aunque no vayan a clase, los niños no han perdido oportunidad de socializar, y continúan en contacto con sus profesores y compañeros a través del e-learning

 

El profesor, ese nexo de unión tan necesario

 

La falta de asistencia a clase priva a los niños del componente de la socialización, tan importante en su desarrollo psicoafectivo.  Sin embargo, y aunque sea de forma muy distinta a la habitual, el curso sigue activo.  El grupo sigue vivo, y lo hace fundamentalmente a través de la labor de nexo del profesor.

 

El educador a distancia es quien lidera y pone las cosas en común .  Contribuye, con su esfuerzo, al espíritu de pertenencia al grupo de cada niño como individuo.  En este sentido, su papel es fundamental, y va más allá de la transmisión de conocimientos.

De forma remota, el profesor o tutor deberá seguir interesándose por el bienestar psicológico de los niños.

 

Particularmente, el educador a distancia deberá estar muy atento a la salud del grupo, detectando cualquier alteración en los lazos sociales de la clase, con el fin de o prevenir episodios de acoso escolar en su fórmula de ciberacoso.

 

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.

 

 

 

.