BULLYING POLÍTICO EN LAS AULAS

Una forma de acoso poco habitual pero existente es el bullying político en las aulas

 

El acoso escolar tiene una característica muy clara:  se trata de un tipo de hostigamiento perpetrado entre iguales en el entorno escolar.  Dentro de este escenario, el profesor suele mantenerse en la posición del desconocimiento sobre lo que sucede.  Otras veces podría estar en el de la pasividad por falta recursos de actuación.  Y en el menor de los casos, el maestro también podría posicionarse en el rol de acosador si  decide liderar un bullying político en las aulas.  Esto mismo acaba de suceder en Suecia.

 

El profesor podría, sin quererlo, convertirse en promotor de un bullying político entre su alumnado.

 

Lo sucedido en Suecia

Este hecho ha sido noticia porque acaba de pasar precisamente en Suecia, el país que abandera actualmente la principal cruzada de protesta contra el cambio climático.  Liderado precisamente esta por una niña, Greta Thunberg, con ella se ha marcado toda una tendencia ideológica entre los jóvenes de su país.

Con sólo 15 años, la joven Greta Thunberg ha dibujado la tendencia política mundial en los jóvenes respecto al cambio climático

 

Este caso de bullying político sucedido en Suecia ha sido denunciado por la madre de la niña acosada y publicado en el diario británico Daily Mail.   En la noticia se describe cómo una niña no ha querido acudir a una huelga convocada a propósito del cambio climático.  Como consecuencia, sus compañeros han rechazado su posición acusándola de “negacionista”, siendo el profesor el primer instigador de este sentimiento de malestar, agresividad y rechazo entre los niños.  Ante los hechos, la madre de esta niña acudió al colegio para apoyar las razones de su hija, obteniendo el rechazo de la propia directiva de la escuela.

 

 

El profesor también debe vigilar la aparición de conflictos motivados por el odio como pueda ser el bullying racista.

 

¿Qué es el bullying político?

El bullying político consiste en discriminar a un niño por no manifestar conformidad respecto a algún tema de carácter político, religioso o social mantenido por la mayoría de la clase.

 

 

El niño que no se manifieste políticamente en la tendencia de la clase podría sufrir el acoso escolar como consecuencia.

 

La discriminación al niño puede tomar varias maneras y fases. La primera sería el señalarlo frente al resto de la clase, para posteriormente increparlo, dejarlo de lado o iniciar un proceso de acoso escolar convencional.

 

La oposición ideológica o negación de un niño a participar en ciertas actividades relacionadas con ese movimiento político despertaría un rechazo social de sus compañeros.  Si el profesor se posiciona también en este asunto,  podría contribuir al acoso escolar de este niño.

 

Con BuddyTool, el test sociométrico online, es posible detectar las afinidades sociales del grupo escolar y así actuar frente al acoso escolar o tomar medidas respecto a los niños que están en riesgo de exclusión.

 

¿Cuál debe ser el papel del profesor ante la política?

El profesor deberá proteger a sus alumnos del acoso escolar en todo momento. Por ello deberá mantenerse al margen de cualquier tipo de ideología política a la hora de tratarlos.  De hecho, si capta algún tipo de bullying político, debe contribuir a su erradicación. En ningún caso debería alentar el bullying político o la discriminación por las ideas de nadie, siempre que no estén motivadas por el odio.

 

Actualmente todos los colegios, con independencia de que sean públicos o privados, ejercen una influencia, y en cierto modo un “adoctrinamiento” en los niños, que no siempre será compartida al cien por cien por todos los padres.  Esto es normal e inevitable, ya que se corresponde a la evolución de una sociedad ahora está abierta a opciones que no se planteaban en tiempos de las generaciones anteriores.  Entre estos temas se encuentra fundamentalmente la religión y la sexualidad, pero también otros como el “maltrato animal” denunciado por los veganos, y la preservación del planeta y el medio ambiente.

 

 

Así y todo, debemos confiar en los profesores y en las líneas de discurso generales que se promulgan actualmente en casi todos los colegios, al estar habitualmente relacionadas con la inclusión y el respeto a la diversidad.

 

Otra cosa es que, tal y como ha sucedido en Suecia, veamos que nuestro hijo u otro niño es víctima de algún tipo de bullying político.  En este caso, deberemos poner la situación en conocimiento del centro para que tomen medidas y no vuelva a suceder.

 

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.