DEBATE ABIERTO: ¿CÁMARAS EN LAS AULAS?

La Fiscalía propone la instalación de cámaras en las aulas de los colegios para prevenir abusos

 

En estos días  la Fiscalía General del Estado propone una medida radical en la lucha del abuso al menor a través de la instalación de cámaras.  La premisa es que, con su emplazamiento, se prevendrían casos de acoso.  Aunque la principal motivación reportada es la de evitar casos de abuso y acoso sexual, también podrían prevenir el acoso escolar y la violencia en las aulas en términos más generales.  Así y todo, el debate está servido.

 

Con las instalación de cámaras en las aulas la Fiscalía pretende reducir los casos de acoso sexual y violencia de género entre niños y adolescentes

 

¿Cámaras sí o no?

El tema de la instalación de sistemas de videovigilancia en los colegios no es nuevo y ya se ha planteado varias veces. Aunque alberga cierta complejidad y no todos están de acuerdo.  A nivel legal, por ejemplo, supone acogerse a las leyes de la protección de datos, por las que se obliga al dueño de la cámara a informar a todas aquellas personas susceptibles de ser grabadas.  En el caso de las aulas, sería al personal del centro, a los padres de los alumnos y a estos mismos.  No hacerlo así supondría un delito por el que el centro escolar estaría en riesgo de ser denunciado.

 

Los partidarios de las cámaras en las aulas abogan por la transparencia de lo que sucede en el colegio

 

Los que están a favor de la medida opinan que, si no hay nada que esconder, tampoco debería suponer un problema el instalar un sistema de cámaras en las aulas.  Además, nace de la suposición de que con ello se reducirían algunos problemas de lo que allí puede acontecer. Con ello no se refieren sólo al abuso sexual al menor en el recinto escolar, algo que hoy en día seguramente sería impensable, ya que sería más habitual el que se perpetrara fuera del centro.  También supondría una medida preventiva de cualquier tipo de altercado.  Esto incluiría a posibles discusiones entre el profesor y sus alumnos, a broncas entre los propios alumnos, e incluso a reuniones de docentes y padres con algún tema controvertido.

 

Los detractores de la medida de instalar cámaras en las aulas opinan que es un asunto demasiado delicado y que parece partir de la “supuesta culpabilidad” de los docentes.  En este sentido, alegan que pone al profesor en una situación de indefensión, al grabarse una serie de imágenes que, emitidas fuera de contexto, podrían hacer ver cosas que no son.  Lo consideran asimismo una intrusión a la intimidad, así como una manifiesta falta de confianza en la labor del docente, a quien, a priori, se le debería dar la autoridad y la confianza para ejercer su trabajo sin sentirse vigilado.

 

BuddyTool ofrece una fórmula pionera realizando un test sociométrico a través de un test online en forma de videojuego.

Además de la aplicación de un test para detectar el acoso escolar, con las cámaras se podría reforzar la vigilancia cuando los educadores no puedan hacer una supervisión directa

 

Cámaras y acoso escolar

Todavía no sabemos si la medida se llevará a cabo, pero en todo caso, la experiencia anterior con la instalación de cámaras en otros países respecto a la reducción del bullying ha sido positiva.  Además de reducirse el acoso escolar entre los alumnos, sirvió para mejorar las conductas del alumnado, reducirse los hurtos en el centro escolar, e incluso los “mercadeos” con droga.

 

El acoso escolar habitualmente tiene lugar en zonas habitualmente poco vigiladas en la que una cámara podría ejercer un efecto inhibidor de las conductas de cualquier tipo de abuso:  ya sea sexual, físico o mediante el acoso verbal.

 

 

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.