PRESIÓN ESCOLAR Y BULLYING

¿Sabes cómo se relacionan presión escolar y bullying?

Las razones por las que los niños se acosan entre ellos son múltiples, aunque suelen estar motivadas por la diferencia. Esta no se refiere sólo al físico: a ser alto, bajo o más gordito.  O a vestir las marcas caras más codiciadas y preferidas por la mayoría.  Cuando la diferencia se forja académicamente, también puede acusarse dentro del aula y en ciertos comportamientos.  Los niños podrían llegar a acosarse también en función de las notas que saquen, estableciéndose así una relación entre competitividad, presión escolar y bullying.  Ejemplo de ello es lo que sucede en Corea del Sur.

 

Compitiendo por las notas más altas

 

En España no se alcanza el nivel de competitividad y exigencia de los modelos educativos asiáticos.  Estos se encuentran en las posiciones más altas del ranking PISA, pero su aparición en los primeros puestos no es gratuita.  Los niños coreamos (y de otros países asiáticos) están sometidos a una presión extrema por sacar notas muy altas. Y cuando decimos extrema, hablamos de que casi todos los niños tienen un tutor o acuden a academias después del colegio para mejorar su rendimiento.  Y que pueden terminar de estudiar a las diez de la noche, muy fácilmente.

 

El propósito del sobre-esfuerzo no es otro que el de cumplir con las expectativas sociales del grupo:  unos resultados académicos que rallen la excelencia.  No conseguirlo supone hacer el ridículo delante de los compañeros y ser el hazmereir de la clase.  Es por ello que muchos niños coreanos piensan en suicidarse o llegan a hacerlo motivados por una fuerte presión escolar y bullying.

No conseguir buenos resultados académicos esperados explica la relación entre presión escolar y bullying presente en algunos países asiáticos

 

Una App para detectar el riesgo de suicidio infanto-juvenil

 

Las altas tasas de suicidio en Corea del Sur,  de las mayores del mundo, han animado a su ejecutivo a intervenir en las redes sociales de los jóvenes con el fin de rastrearlas y poder detectar sentimientos y actitudes vinculadas al riesgo de suicidio.

 

La idea es pionera en todo el mundo:   A través de una App, se avisa a los padres, alertándolos de que su hijo manifiesta signos que hacen pensar en un suicidio potencial.  El rastreo se realiza buscando palabras clave que se relacionan con la intención de quitarse la vida.  De acuerdo a los datos proporcionados por la Oficina de Estadística de Seúl, en Corea del Sur se producen 28,5 casos de suicidio por cada 100.000 habitantes, siendo ésta la cifra más alta de todos los países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico)

 

Este sistema de detección no es algo fácil de implementar, por cuanto se alimenta de información confidencial relativa a los usuarios de las redes sociales, a la que no se puede acceder legalmente salvo que se trate, como en este caso, de una medida oficial y llevada a cabo por el propio gobierno.

En nuestro país, típicamente un niño podría ser acosado por sacar muy buenas notas y ser el empollón, o por todo lo contrario (tener muy malos resultados). En este caso se cuestionaría su capacidad e inteligencia a través de la burla y el acoso escolar.

 

¿Cómo se relacionan presión escolar y bullying en España?

 

Aunque en España no se castiga tanto socialmente el sacar malas notas, podría ser interesante hacer el planteamiento también en otros países no exentos del riesgo de suicidio, y habida cuenta de la existencia de fenómenos como el bullying y el ciberbullying, que afectan enormemente al individuo y lo exponen, no sólo a una merma de su autoestima, sino al riesgo de suicidio.

 

Por otro lado, y respecto a la depresión infantil, uno de cada 20 niños y adolescentes tendrá un episodio depresivo antes de cumplir los 19 años.

 

Casi todos los casos de ideación suicida en niños y adolescentes tienen detrás algún tipo de acoso escolar o ciberacoso.

 

En España, las cifras actuales de suicidio son realmente alarmantes.  Los últimos datos oficiales registrados por el INE son de 2017 y recogen 3.679 fallecimientos por suicidio.  En total, una media de 10 al día.  

 

El suicidio es la tercera causa de muerte en el grupo de edad de entre los 15 y los 29 años, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística. Según los últimos datos disponibles, casi 300 niños y jóvenes menores de 30 años se quitaron la vida en 2017.

Es responsabilidad de todos el  frenar el acoso escolar haciendo uso de test de detección y protocolos de intervención.

 

¿Te ha gustado este artículo? Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.