PROFESORES: CÓMO TRABAJAR CON LOS PADRES EN LOS CASOS DE ACOSO ESCOLAR

La gestión del bullying en el colegio implicará trabajar con los padres en los casos de acoso escolar

 

Al igual que los testigos, los padres son otros de los actores implicados de forma indirecta en los casos de acoso escolar, además de las víctimas y los verdugos.  Trabajar con los padres en los casos de acoso escolar requerirá, por un lado, de altas dosis de empatía y comprensión hacia ellos.  Pero por otro, podría darse el caso de que haya que ponerles límites cuando sus expectativas sean inviables o su exigencia se vuelva grosera y agresiva hacia el profesor o personal del colegio.

 

La reacción de los padres al enterarse podría ser impulsiva y agresiva hacia el colegio

 

Aunque su papel es importante a la hora de denunciar el caso, los padres pueden llegar a suponer una interferencia con el centro escolar al tratar de resolverlo a su manera, con acusaciones y exigencias

 

La respuesta parental ante el bullying

Es un hecho conocido el que los niños tratan de ocultar que son víctimas de acoso escolar hasta que tocan fondo. Hasta entonces, tratarán de resolverlo ellos solos sin éxito, acallando su sufrimiento.  La razón de su silencio suele ser el no preocupar a los padres, además de no ser estigmatizados en su entorno por ser tachados de chivatos.  Por esta razón, cuando los padres llegan a saberlo, suele ser una sorpresa ante la que no siempre van a reaccionar bien.

 

Una de las peores reacciones se da cuando los progenitores, lejos de ser reflexivos, corren al colegio para exigir que resuelvan el problema.  A veces de malas maneras hacia el profesor, quien en ocasiones tampoco era conocedor el problema.  Esta mala “entrada” hacia el personal del colegio no será nunca el mejor comienzo para resolver un caso de acoso de acoso escolar.

En la primera reunión con los padres, el profesor se debe comprometer a averiguar formalmente lo que está pasando

 

¿Cómo reaccionar ante la agresividad y exigencia de un padre cuyo hijo padece acoso escolar?

La consigna para el maestro será el atender a los padres desde ese primer momento.  Nunca tratar de evitarlos. Sin embargo, esta reunión podrá ser breve, y su carácter y función será el de tranquilizarlos, sabiendo que están escuchando su problema con idea de gestionarlo.  Aunque no sea en ese mismo momento.

 

En este primer encuentro, para trabajar con los padres en caso de acoso escolar, el profesor deberá tratar de averiguar de ellos lo siguiente:

 

-Qué está sucediendo, dónde y quién está involucrado

-Cuánto tiempo viene sucediendo el acoso

-Si existen testigos de los hechos

-Cómo se encuentra el niño

-Si el hecho se ha reportado a algún adulto, profesor o educador

 

Con esta primera información será posible llegar a un compromiso con los padres de proceder a hacer una investigación exhaustiva de los hechos denunciados.  Esto podría llevar unos días, tras los cuales se les puede convocar a otra reunión en la que poner en común lo averiguado por ambas partes.  Por su parte, los padres deberán llevar un registro en forma de diario de lo que suceda cada día a partir de ese momento, en relación a nuevos episodios de hostigamiento.

Si existe una política escolar contra el acoso,  es el momento de mostrársela a los padres.

 

Agresiones de padres a profesores

A veces los padres pueden volverse agresivos o abusivos, y canalizar toda su ira hacia el tutor o hacia la primera persona que les atienda en el colegio.  En estos casos, el profesor deberá procurar que haya siempre presente una tercera persona, preferiblemente de la dirección del centro.  Si no pudiera ser, entonces deberá dejar constancia de todo lo sucedido por escrito, para remitírselo a la gerencia.

 

Aunque no suelen darse las agresiones físicas, a veces podría haber amenazas o insultos cuando los padres no ven satisfechas sus expectativas de forma inmediata.  Por ejemplo, en lo que se refiere a la expulsión de los niños que están acosando a su hijo.

El acoso escolar puede verificarse desde el colegio con la aplicación de un test sociométrico, en el que salen a la luz las amistades y enemistades existentes en el aula.  Así podrá confirmarse lo comentado en la reunión con los padres.

 

Cómo mantener a los padres tranquilos

Aunque será difícil que los padres dejen de preocuparse y de estar encima, lo mejor para todos será mantenerles informados de lo que se está haciendo en cada momento.  En este sentido, se deben establecer registros por escrito de los compromisos adquiridos y sus tiempos de resolución.  De esta forma se podrán resolver los malos entendidos y el profesor también podría protegerse en el caso de futuras acusaciones de negligencia por parte de los padres.

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.