RELACIONES SOCIALES

Somos seres sociales desde nuestro nacimiento.  Ello nos llevará durante toda nuestra vida a buscar activamente las relaciones sociales a través de la interacción con otros.

 

 

Los lazos que suceden entre las personas generalmente se conocen como relaciones sociales.  De acuerdo a la definición sociológica, estas tendrán lugar en cualquier contexto que se preste a una conexión entre personas.   Estas relaciones sociales derivadas a partir del individuo constituirán la base de la estructura de los diferentes grupos sociales que constituyen la sociedad.

 

En la interacción social se da una situación en que las personas actúan para provocar reacciones en los demás, sean positivas, negativas o neutras.

 

 

Las relaciones sociales tendrán distinta naturaleza

 

 

Aunque pueda parecer que la palabra “relación” implica necesariamente un contacto, comunicación o interacción, no es así.  De hecho, una relación social puede tomar forma a través de la indiferencia o incluso de la propia evitación del contacto social.  Este hecho puede observarse, no sólo a nivel de la sociedad y del establecimiento de grupos y separaciones que en ella se forma (ciudades, barrios, comunidades, etc…), sino también en grupos pequeños.  Un ejemplo de ello es el aula del colegio.

 

 

Si realizamos un sociograma escolar a través de la aplicación de un test sociométrico, podremos observarlo perfectamente.  Un sociométrico infantil desvelará la naturaleza de los lazos, vínculos o relaciones sociales que se establecen entre los niños, siendo las relaciones sociales especialmente relevantes cuando se dan por omisión, evitación o rechazo.

 

 

El sociograma pondrá de manifiesto los roles sociales: quiénes son los líderes y quienes, por el contrario, presentan el abandono de sus compañeros o un riesgo de exclusión social.

 

 

Necesitamos relaciones positivas para asegurar nuestro bienestar psicológico

 

 

Nuestras relaciones sociales ha demostrado ser extremadamente importantes para nuestro bienestar. Esto se debe a nuestra naturaleza social y a una fuerte necesidad de pertenencia manifestada desde la infancia.

 

El buen profesor debe fortalecer la interacción social positiva de sus alumnos para favorecer el aprendizaje.

 

 

En el entorno educativo del niño debemos tener en cuenta la relación entre este bienestar y el aprendizaje:  Cuando el niño está contento y se encuentra seguro, a gusto y apoyado por sus compañeros, este hecho contribuirá a aumentar su deseo de aprender.  Por el contrario, las relaciones sociales negativas y los casos de acoso escolar en el aula pueden resultar devastadores para el aprendizaje, generando el efecto contrario en el niño:  En lugar de aprender, este dejará de hacerlo al estarse preocupando por gestionar su malestar o por buscar excusas para faltar al colegio.

 

 

Una de las características del acoso escolar es la exclusión del niño acosado por el resto de sus compañeros.

 

 

El test sociométrico online Buddytool, en forma de videojuego, identifica los casos de bullying y acoso escolar, y los niños que podrían estar en riesgo potencial de padecerlo

 

La clave del éxito para generar un sentimiento general de bienestar en el aula estará en generar entre los niños comportamientos de cooperación y ayuda, aumentándose la cohesión grupal.  Además de sentirse bien y desarrollar mayor confianza en sí mismos, los escolares aprenderán más.

 

 

¿Te ha gustado este artículo?  Si es así, por favor, ayúdanos a compartir.

 

 

One Reply to “RELACIONES SOCIALES”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.